Cuestión de tiempo

Hoy le decimos adiós a octubre y qué mejor manera de hacerlo que estrenando blog. En esta versión renovada de mi web personal pretendo hablar de música, de libros y de cualquier cosa que se me pase por la mente o me parezca interesante. Nuevas secciones arriba y, a la derecha, mis listas de Spotify y fotografías de las cosas que me llaman la atención. Todas mis pasiones recogidas en un mismo sitio y a golpe de clic.

Me gustaría empezar hablando del tiempo. Un tema muy recurrente para empezar conversaciones en ascensores o cuando tu amiga te deja sola con ese amigo en común y tienes que hablar de algo, ¿verdad? ¿Por qué no iba a serlo para empezar un blog?

Pero no, no me refiero a dar el parte meteorológico, me refiero a la concepción del tiempo que se tenía hace unos cuantos siglos, allá por el XVI, cuando Da Vinci creó su Mona Lisa y Shakespeare no sabía que a día de hoy seguirían yendo al teatro a ver sus obras.

Por influencia de San Agustín, se entendía el tiempo de una forma diferente; una que, personalmente, me fascina. Según él, el pasado no existe, simplemente es un recuerdo en nuestra memoria. El futuro, tampoco es algo real, pues es algo que nos imaginamos, en lo que ponemos nuestras expectativas. Y, el presente… el presente es algo efímero que casi de forma instantánea se convierte en un recuerdo más.

El tiempo está en constante movimiento y esa fugacidad me parece preciosa a la vez que terriblemente peligrosa.

Muchas veces cometemos el error de pensar que el presente es para siempre y no tenemos en cuenta que, en cualquier momento, lo que ahora damos por supuesto puede, en cuestión de segundos, pasar a ser parte de ese pasado que ya no existe más que en tu memoria.

Share on Facebook8Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

1 comentario

  1. yo hasta tan atrás no llego, pero te puedo decir que el tiempo se mueve tanto que no te da tiempo a marearte, pero tus deseos mas íntimos, los que realmente sientes en tu corazon te los va dando, no hay pasado presente ni futuro sino simplemente hay un montón de momentos que se van juntando y forman tu vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *