Father John Misty

Conciertazo que se marcó Father John Misty en la Razzmatazz de Barcelona el pasado sábado 18 noviembre.

Para repetir.

Continue Reading

Change if you wanna change

Cambiamos de año en poco más de dos meses, pero no quiero esperarme hasta entonces para empezar con los propósitos y todas esas historias. No necesitamos que nadie nos marque los tiempos de cuándo y cómo tenemos que hacer las cosas; porque, total, para qué, si luego no cumplimos nada de lo que tenemos en mente (o, bueno, casi nada).

No estoy hablando de comer de forma más saludable ni de hacer ejercicio todas las mañanas (que también, por qué no -aunque he de confesar que a mí eso no me va mucho. Soy de las que aprecia un buen bote de Nutella a cucharadas y vaguear en el sofá-). Me refiero a ese momento de introspección que todos tenemos de vez en cuando en el que nos planteamos cosas «existenciales» de tipo: qué imagen damos, cómo somos realmente y cómo queremos ser. Esa forma de crecimiento personal. A dónde vamos, de dónde venimos. Ya sabéis.

Supongo que a mí me toca esa introspección pronto porque los 25 me acechan y es, desde luego, una edad peculiar. Hace mucho tiempo que dejaste la adolescencia atrás y estás en un limbo entre los 30 (que ya suenan a persona adulta que debería tener su vida ya encauzada) y los 20 (en la que aún eres, como diría Quequé, joven y alocado). Tus amigos y conocidos parecen estar en un extremo u otro: algunos de fiesta todo el día y otros casándose y ejerciendo su adultez. Sin embargo, notas que tú no estás ni en un sitio ni en otro, estás ahí en medio. Eso sí, notas algún que otro cambio, las cosas ya no son como eran cuando estabas estudiando la carrera (eso es otra cosa, ya ni siquiera eres universitario y a tu carnet joven le quedan dos telediarios -pero bueno, de eso ya hablaremos).

Me imagino que es algo cíclico, épocas que incitan al cambio. A crecer un poquito más. Épocas en las que parece que estás un poco perdido, pero que son, sin embargo, ideales para encontrarse.

Ahora me parece un buen momento para proponerme todo lo que quiera y más. Sí, ahora. Ese ahora puede ser en este mismo instante o dentro de dos días. Cualquier momento es bueno para intentar ser una mejor versión de uno mismo.

Cualquier momento es bueno para ser quien quieres ser.

¿Por qué no empezar ya?

 

“Dance if you wanna dance.”

Continue Reading